Residuos, residuos y más residuos

Bueno, ya ha pasado un tiempo considerable desde mi última publicación; he tenido altos y bajos, pero supongo que así será mi vida y creo estar en paz con ello. Breve resumen, creo que por fin mi Psiquíatra encontró la dosis correcta de cada medicamento y estoy feliz con ello.

Así que hoy quiero hablar de algo que, si bien era parte de los temas de los que deseaba hablar cuando recién creé este blog, no es similar a lo que he publicado últimamente. Sí, bueno, quiero hablar sobre la basura o residuos que vamos dejando durante nuestro paso por este planeta.

Desde hace varios meses, siempre que pido comida rápida o voy de compras al supermercado, no puedo evitar pensar en toda la basura que voy a generar después de comer o desempacar los abarrotes. Antes solía deprimirme aún más el sentir como además de no servir para nada, estaba generando más residuos que contaminarían el mundo.

No pretendo ofrecer una solución con este texto, lo único que pretendo es compartir lo que he reflexionado respecto a este problema. Verás, siendo sincera soy consciente de que es una realidad difícil de cambiar y que requiere más que la simple voluntad de hacerlo.

Imagina por un momento que acabas de pasar comprando una hamburguesa a una cadena de comida rápida, el combo trae puré de papa y una soda, además te pides un pay; lo clásico de siempre. Ahora, piensa en la basura que tendrás que tirar cuando haya acabado de comer: una cuchara, un vaso, servilletas, papel aluminio, un recipiente de plástico y su tapadera, un tenedor, otro recipiente de plástico, y un pliego de papel.

Hay dos opciones, puede que lo que hayas imaginado te parezca como mucha basura o puede que pienses que no serán muchos residuos al fin y al cabo. Si tu postura es la última, sólo que quiero que imagines esos desechos multiplicados por 6 millones al día (cantidad aproximada de hamburguesas que vende uno de los restaurantes más famosos de comida rápida).

Como decía, si quisiéramos sacar un aproximado de toda la basura que se genera al consumir en un restaurante de comida rápida, los resultados serían exorbitantes. Pero esos no son los únicos residuos que generamos, sólo piensa en todo lo que tiras cada vez que comes en casa, las bolsas de plástico que te dan innecesariamente, todo el metal que es desechado, todo el papel que es desperdiciado… sí, son desechos que podrían clasificarse y reciclarse, pero en la mayoría de países no es así.

En conclusión, quizá escribí mucho y dije poco o escribí muy poco para un tema que requiere mucha más reflexión. Lo único que deseaba era sembrar la semilla del interés en un tema tan importe como lo es el manejo de nuestros residuos y la huella ecológica que dejamos en el mundo durante nuestra vida diaria.


Diciembre 21, Mide tu huella ecología

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s