No quiero jugar contigo

Ya, momento de explotar y decirte todo lo que nunca me he atrevido a contarte. Sí, estamos en una relación, pero yo no estoy enteramente contigo; no me mal entiendas, no quiero jugar contigo. Sí, sé que he estado extraña estas últimas semanas. Sé que quizá te preguntas qué me ocurre, sí es mi depresión la que me ha estado alejando de todo, esta vez debo decirte que no es así. Es algo más, alguien más; deja que te explique.

Sabes muchas cosas sobre mí, pero hay una que desconoces, no soy hetero. De hecho, me gusta una chica actualmente, la conocí cuando tú y yo empezábamos a hablar, encendió algo en mí. Fue algo así como eso que nunca te has decidido a probar y de repente tienes enfrente. Es mucho más extrovertida que yo, conversar con ella es simplemente fácil, es atrevida y le gustan el mismo tipo de cosas impulsivas que a mi; me sentía como una especie de Romeo cuando estaba con ella, tratando de conquistarla. Contigo era Julieta, esperando ser conquistada y tratada con suma delicadeza; pero mi naturaleza no es así.

No te apures, no te estoy engañando, sólo estoy confundida. Cuando las cosas empezaron a ir más en serio contigo, me alejé de ella. Sabía que no podía tener lo mejor de ambos mundos aunque me gustase, tenía que elegir porque esta sociedad no cree en el poliamor. Una vez encontré un libro en una librería local Ética promiscua; déjame aclararte algo, no te estoy pidiendo un tipo de relación abierta ni que aceptes que esté con ambos, sé que ella tampoco lo aceptaría. Es sólo que no puedo evitar sentirme cómoda con ambos, quizá es como si mi personalidad se fragmentara en dos partes. No puedo evitar preguntarme cómo sería poder compartir con ambos algo al mismo tiempo.

Hace un par de semanas volvimos a hablar. Sé que debo decidir y que cuanto más tiempo pasé a más personas voy a lastimar. Pero es tan complicado, tú eres todo lo que la sociedad a la que tanto critico espera, ella es todo eso que la sociedad juzga y lastima. Con ella puedo irme de fiesta sin que se sienta incómoda, con ella puedo dialogar sobre el aborto sin que me quiera sacar un ojo de la cara, con ella puedo ser yo. Contigo también puedo serlo, pero de cierta forma me siento juzgada o cómo si te hubieses conformado conmigo. Conozco a tu familia, conozco a un par de tu amigos; no encajo plenamente allí, soy agnóstica, feminista, tatuada…

Empiezo a dudar si te veo como una pareja o cómo un amigo. Me la paso bien intentado jugar videojuegos contigo, pero cuando estamos besándonos es distinto. Sí, me sentía bastante atraída por ti cuando iniciamos, pero ahora no logro dejar de encontrarte defectos. Que no eres tan detallista conmigo, pero yo tampoco lo soy contigo. Que no me envías corazones a cada instante, pero es que a mi no me nace enviártelos a ti. No sé, quizá sólo esté confundida porque le volví a hablar a esa chica y mi mente no deja de pensar en el y sí

No quiero jugar contigo, no quiero hacerte daño; eres la persona más respetuosa que ha entrado sentimentalmente a mi vida, no quieres lastimarme y yo tampoco quiero lastimarte a ti, pero no puedo dejar de cuestionar mi existencia y lo que deseo en este momento. ¿Te deseo a ti?f ¿Deseo a esa chica que representa retos y nuevas experiencias? ¿Deseo mi completa libertad para hacer lo que me plazca sin lastimar?


Junio 20, Polyamorous – Breaking Benjamin

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s