Amor de madre

“Jamás en la vida encontraréis ternura mejor y más desinteresada que la de vuestra madre.” -Honoré de Balzac

Frases como esta son las que terminan por hacerme pedazos cuando de por sí estoy teniendo un mal día. La palabra madre significa mucho y nada para mí, es otro de esos conceptos que analizo de manera dicotómica. Ser madre debe ser tarea fácil, no puedo decirlo por experiencia directa, pero tener que proteger, educar y amar a un pequeño ser humano parece ser una responsabilidad baste compleja.

Me encantaría decir que admiro a mi madre por ser la mejor mamá del mundo, pero sería mentira. No la odio pero sé que estar cerca de ella me hace daño, tampoco la quiero pero me importa su existencia. Cuando veo madres con sus hijos riendo no puedo evitar sentir un poco de nostalgia, mas nada me toca tanto como ver o leer un artículo dirigido a las madres y su amor incondicional a sus hijos.

¡Mami!, esas dos silabas que no sé si alguna vez seré capaz de escuchar y responder automáticamente. No sé si alguna vez podré considerarme lo suficiente como para adoptar firmemente ese papel. Quizá mi miedo va unos pasos más allá de mi inestabilidad emocional y radica en la idea de reproducir el patrón bajo el cual he vivido.

Dicen que el amor de madre es la fuerza y el vínculo más poderoso, pero yo no lo creo así. Los principios de dicho amor sí, pero no los actores mismos. Amor, existen muchísimos tipos de amor, más de los que la sociedad nos dicta; la fuerza de amor más poderosa no tiene porqué ser el ser el amor de madre, puede ser el entre hermanos, amor de pareja, amor entre amigos, amor por una mascota; el amor más poderoso no tiene porque estar ligado a un vínculo sanguíneo. La fuerza más poderosa es aquella que nace de una relación basada en la pureza de los sentimientos que la conforman.

Volviendo a la frase enunciada anteriormente, y haciendo referencia a sus características de ternura y desinterés, creo firmemente que estas parten de la incondicionalidad con la que se asocia la relación entre una madre y un hijo. Quizá nunca tenga la oportunidad de experimentar propiamente el amor de madre, pero eso no implica que no sea capaz de sentir un amor tan puro como ese.

Esta vez no sé ni siquiera con qué párrafo cerrar el texto, ni siquiera soy capaz de creerme la frase final del último párrafo. Si has vivido algo similar a lo que yo he pasado,  quizás puedas entenderme, puede que confíes plenamente en mi última frase o que seas como yo y no puedas terminar de tragártela. En cualquier caso, aunque no pueda creerlo, sé que es cierto; hayas o no tenido el privilegio de experimentar el amor de madre, serás capaz de sentirlo en una de sus muchas presentaciones.


Enero 28, Fire in My Bones – Fleurie

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s